¿En qué me puede ayudar el Coaching?

El Coaching tiene una finalidad básica: “Apoyar a los Coachee a alcanzar sus metas”.

Como consecuencia de esta finalidad básica el Coaching tiene una serie de beneficios asociados en el Cliente:

  • Aumento de consciencia de las autolimitaciones y potencialidades del cliente.
  • Promoción de la autonomía y empoderamiento.
  • Eliminación de creencias/emociones/comportamientos limitantes.
  • Promoción de creencias/emociones/comportamientos potenciadores.
  • Desarrollo de competencias personales y profesionales.
  • Aumento de la Inteligencia emocional.
  • Aumento de la Motivación para la consecución de las metas.
  • Cambio en la forma de percibir el mundo, sus oportunidades y sus amenazas.
  • Clarificación y alineación de objetivos en consonancia con los valores personales.
  • Aumento de percepción de la autoeficacia en los retos de la vida.
  • Mejora de la salud y rendimiento mental.
  • Aumento de la calidad de las relaciones familiares, personales y laborales.
¿Qué es el Coaching?

La International Coach Federation (ICF) define el Coaching como “una herramienta que puede utilizarse para la mejora y el desarrollo personal y profesional.”

Para nosotros, el Coaching es “el arte que ayuda a sacar la mejor versión del cliente (lo mejor de lo mejor que tiene dentro) para que consiga su bienestar mental, físico y espiritual, en definitiva que logre ser Feliz“. Coaching es ACCIÓN.

¿Qué no es Coaching?

El Coaching no es:

  • Terapia. Si bien, el Coaching tiene un efecto terapéutico intrínseco, un Coach que no es psicólogo o psiquiatra. No está facultado ni preparado académicamente para valorar o realizar una intervención terapéutica con personas que posiblmente puedan tener alguna psicopatología. En caso de duda, lo mejor es acudir a un profesional facultado (psicólogo/psiquiatra) o a un Coach que sea psicólogo/psiquiatra.
  • Consultoría. El Coaching se basa en realizar preguntas poderosas y la consultoría se basa en dar respuestas a problemas planteados por el Cliente. En el Coaching las respuestas las da el propio Coachee.
  • Mentoría. El Coaching tiene la máxima de que el Coachee es quien más sabe de su problemática, por lo que la figura del mentor no tiene cabida.

Por tanto, el Coaching no debe ser confundido con estas disciplinas. Sin embargo, nada impide compatibilizar un proceso de coaching con terapia, consultoría o mentoría como actividades paralelas al Coaching siempre que: el profesional esté debidamente formado, tenga la experiencia profesional necesaria y se especifique esta circunstancia en el contrato profesional entre ambas partes.

¿Cómo identificar a un buen Coach?

Un buen Coach nunca:

  • Faltará a la confidencialidad. Un buen Coach es discreto y profesional. Nunca revelará datos con los que se pueda reconocer a un Cliente, como se establece en el contrato y la alianza.
  • Te juzgará. Digas lo que digas, hagas lo que hagas o dejes de hacer. Puede confrontar al Coachee para que tome conciencia pero nunca lo juzgará.
  • Te dirá lo que tienes que hacer. Un buen Coach puede proponer alternativas posibles, siempre con el permiso del Cliente, pero nunca pensará que sus alternativas son mejores que las de su Cliente o intentará convencerle de ello.

Un buen Coach siempre:

  • Será tu mayor fan. Un buen Coach nunca dejará de creer en la potencialidad que tienes dentro. El Cliente es completo, creativo y lleno de recursos.
  • Te retará y motivará. Un buen Coach no se conformará con un bajo rendimiento de su Cliente, siempre le retará a sacar su mejor versión. En caso de observarse este bajo rendimiento de forma continua, el Coach, podrá disolver la relación profesional con su Cliente, si se especifica en el contrato y la alianza. Un Coach que mantiene de forma indefinida la relación con su Coachee, unido a un bajo rendimiento de este último, está potenciando una relación de dependencia hacia él. Esto se evitará siempre, fomentando en todo momento la independencia y el empoderamiento del Coachee.
  • Se formará. Un buen Coach nunca deja de aprender: ya sea formándose académicamente, leyendo sobre diversos temas (psicología, filosofía, PNL, mejora del rendimiento, neurociencia, etc.) y como no, aprendiendo día a día de todo lo que sus Clientes “le regalan” en cada sesión.
  • Tendrá una ética y moral intachable. El trabajo con personas se debe a valores como la honestidad, la autenticidad, el respeto infinito, la empatía, y muchos otros. El buen Coach llevará estos y muchos otros valores a su más alta cota en su vida diaria, será un ejemplo de ellos.
¿Qué tipos de Coaching existen?

Coaching Personal (Life Coaching): el proceso de coaching se dirige a alcanzar objetivos personales y el bienestar del Coachee. P. ej. Desarrollo personal, Aprender a tocar un instrumento musical, Recuperar una relación personal o familiar perdida, etc.

Coaching Ejecutivo (Executive Coaching): el proceso de coaching se dirige a alcanzar objetivos profesionales y el bienestar del Coachee. P. ej. Lograr un ascenso, Aumentar las ventas/productividad, Cambiar/Conseguir trabajo, Adquirir una competencia profesional necesaria para un nuevo puesto de trabajo, Aprender un idioma, etc.

Coaching Organizacional/Empresarial (Organizational Coaching): el proceso de coaching se dirige a alcanzar objetivos propios de la Empresa u Organización. P. ej. Mejorar el rendimiento de un equipo de trabajo, Aumentar la cohesión entre los miembros de un equipo/departamento, Alinear los valores de los empleados con los de la Empresa/Organización, etc.

Coaching de Equipos (Team Coaching): esta modalidad es muy similar al Coaching Empresarial/Organizacional, con la salvedad de que no tiene que estar circunscrito al ámbito empresarial exclusivamente. En el proceso de coaching se ven involucrados más de un Coachee. P. ej. Un equipo de trabajo que quiere mejorar sus métricas, Una pareja que tiene problemas, Un grupo de música que quiere sacar un álbum, etc.

Shadow Coaching: este tipo de coaching se desarrolla en el ámbito Ejecutivo y Empresarial/Organizacional. Consiste en que el Coach acompañe a su Coachee durante su jornada de trabajo y observe y anote aspectos de su conducta para posteriormente ponerlo en común con su Coachee mediante feedback. En el Shadow Coaching, el Coachee suele ser mayoritariamente un Directivo o un Jefe de equipo, aunque cualquier profesional que lo demande puede beneficiarse de esta modalidad tan personalizada y potente.

Coaching Deportivo (Sport Coaching): el proceso de coaching se dirige a alcanzar objetivos deportivos, ya sean profesionales o no, y el bienestar del Coachee. P. ej. Mejorar las marcas deportivas, Aumentar la concentración y disminuir los pensamientos intrusivos, Prevenir lesiones, Mejorar la rehabilitación tras una lesión, etc.

 

El nexo común entre todos estos tipos de coaching es la metodología. Un Coach no necesita saber sobre la temática en la que se aplica el coaching, sólo necesita aplicar de manera profesional la metodología del coaching para que su Cliente/Coachee logre resultados extraordinarios.

¿Quién es el Cliente/Coachee y quién es el Coach?

El Cliente o Coachee es la persona que solicita los servicios del Coach para que, a través del Coaching, logre descubrir sus recursos internos y alcance sus objetivos, responsabilizándose plenamente de ello durante el proceso.

El Coach es el profesional formado en la metodología del Coaching (además puede estar formado en otras áreas de valor añadido como pueden ser la psicología, PNL, inteligencia emocional, etc.) y que acompañará al Cliente en su camino en la consecución de sus objetivos ayudándole a descubrir sus recursos propios.

¿Qué es el Contrato?

El Contrato es el documento legal que recoge la relación profesional que se establece entre Cliente/Coachee y Coach.

Se revisa y firma durante la sesión informativa. En este documento se especifica el número de sesiones que tendrá el proceso de coaching, su duración y periodicidad, a qué se comprometen ambas partes, los objetivos a trabajar, los honorarios profesionales, modo de pago, cláusulas de extinción del contrato, etc.

El contrato, al igual que la alianza, se puede revisar en cualquier momento.

¿Qué es un Proceso de Coaching?

Un proceso de Coaching es la relación profesional mantenida entre el Coachee/Cliente y su Coach, cuya duración ha sido previamente fijada y que persigue el objetivo de que el Coachee/Cliente:

  • Aumente su conciencia: sobre sí mismo o los demás. Qué es lo que le impide conseguir su objetivo, cuáles son sus valores, creencias, emociones y comportamientos, qué es lo que realmente busca, etc.
  • Alcance o se acerque a su objetivo: para los objetivos a cumplir más allá de la fecha de conclusión del proceso de coaching, éste acercará al Coachee a su objetivo final y tendrá la independencia necesaria para alcanzarlo solo.

La duración de un proceso de Coaching suele rondar entre 6 y 10 sesiones (unos 3-6 meses), dependiendo de la fecha de consecución del objetivo, lo pactado en el contrato, el ritmo de progreso del Coachee, etc. El proceso siempre se adaptará a las necesidades y deseos del Cliente.

¿Qué es la Alianza?

La Alianza es el acuerdo, el marco de la relación que se establece entre el Cliente y su Coach durante cada sesión de coaching.

En este acuerdo, se definirán parámetros como son la confidencialidad, el trato mutuo, el compromiso, y cualesquiera otros aspectos que quieran incluir Cliente y Coach. Se establece durante la sesión inicial y puede revisarse en cualquier momento por cualquiera de las partes.

La alianza no es lo mismo que el contrato.

MÁS INFORMACIÓN:

Para información detallada contactar